Blogia
Palabrita de escritor.

Erotismo

Que me encanta el erotismo es cosa sabida por quienes me conocen. Pero hoy desaría hacer un poco de apología de este Arte con mayusculas.
La insinuación... el lento destape, la figura oscura; es un aviso de algo grande, de un cataclismo que nos cegará el oído y ensordecerá la vista; nos excitará el simple hecho de lo que viene después, aunque esto nunca llegue. Ese es el secreto del erotismo. Un cuadro, una pintura de una mujer semidesnuda, puede excitar aunque sepa uno de antemano que la figura no acabará nunca de desnudarse. En el cine sucede lo mismo. Si una pelicula o una escena erótica es de calidad podrá elevar nuestros sentidos hasta límites insospechados sin mostrar un sólo pelo y mucho menos un hermoso pubis. Pero si esto llega a suceder, si al final acaba mostrando las partes más intimas de la figura en cuestión, puede llegar a ser la culminación de la gloria, el alcanzar el cielo con las manos y que acabe uno eyaculando mentalmente sobre todo el escenario. Eso es en definitiva el erotismo. El sexo mental. Un coito interior.
Por todo esto, el erotismo, tanto en la pintura, en el cine, en la literatura o en los tebeos, alcanza la titulación de Arte por quienes pueden penetrar al propio erotismo tan sólo con la mirada.
Quede aquí pues, este pequeño y leve homenaje personal al Arte Erótico, a sus creadores y a sus fieles seguidores.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres